negociación (2)

Cuando negocias, estás intentando resolver una situación con otra persona, con el firme propósito de encontrar una solución satisfactoria para ambas partes. Es una confrontación de ideas cuyo objetivo último es evitar el enfrentamiento mutuo, o tratar de poner solución a un problema ya existente.

Es importante que sepas que no existe un mejor estilo de negociación; cuando negocias, debes ser capaz de adaptarte a la situación y a las circunstancias del momento en que te encuentras. Esta es la clave, ya que no todos somos iguales ni las situaciones son estáticas. La eficacia la vas a mostrar en la posibilidad de adaptarte, pues ninguna negociación es igual a otra.

A la hora de elegir un estilo de negociación u otro es importante tener en cuenta la importancia de la relación que se va a establecer entre las partes y, sobre todo, el resultado que se va a dar. Y con esto, elige entre los cuatro tipos de negociación que te vamos a contar a continuación:

  1. Estilo competitivo: ideal para situaciones muy competitivas en las que forzosamente unos ganan y otros pierden. Se aplica cuando no importa mucho el futuro de la relación, sino el resultado, por lo que el que gana siempre es el negociador y pierde la otra parte.
  2. Estilo colaborativo: está pensado para negociaciones colaborativas donde ambas partes ganan (se necesitan mutuamente para conseguir sus resultados y además quieren preservar estas relaciones). Los negociadores exhiben una conducta asertiva y de colaboración para lograr resultados beneficiosos en ambas partes.
  3. Estilo acomodativo: se da en situaciones donde prima la relación sobre los resultados; esto significa que, estratégicamente, el negociador opta por ceder a corto plazo para conseguir mejores resultados a largo plazo
  4. Estilo evitativo: opta por la no negociación, ya que ambas partes piensan que no vale la pena porque los problemas derivados de esta pueden ser mayores que los beneficios.
  5. Estilo distributivo: ocurre cuando las partes establecen un acuerdo rápido, justo y equilibrado sobre asuntos de mutuo interés. Las partes negociadoras fijan sus posiciones respecto al asunto en conflicto y mediante el juego de las cesiones alcanzan un acuerdo.

acuerdo

Puedes elegir cualquier estilo, pero siempre has de tener en cuenta la situación en la que te encuentras. El negociador ideal es aquel que tiene la capacidad de adaptarse rápidamente a las diversas circunstancias que se dan en los procesos de negociación. Sabrá analizar la situación para determinar qué estilo es necesario emplear y lo para lograr los mejores resultados.

>> Entra en nuestro curso Negociación, argumentar para convencer para convertirte en un experto negociador y consigue todo lo que te propongas.

Anuncios