Entrevista de trabajo

Cuando te llaman para una entrevista de trabajo debes saber que el currículo no es lo único que te abrirá las puertas de esa vacante. Hay que venderse, por lo que debes tener en cuenta determinados comportamientos que te ayudarán tanto o más a conseguir el puesto.

  • Prepárate la entrevista: es importante conocer a la empresa que te está entrevistando, puedes echar un ojo a su página web e investigar acerca del perfil que están buscando. Además, el conocerla te permitirá ajustar tus respuestas a la imagen de la empresa. Piensa también en las preguntas que te pueden formular y en la mejor opción para responderlas.
  • Cuida tu lenguaje: el vocabulario sí importa, y también tu forma de dirigirte a esa persona y el tratamiento que utilices. Nada de expresiones coloquiales. Estás cuidando tu imagen, ¡no lo olvides!
  • Imagen y lenguaje no verbal: ¿a que no se te ocurriría ir en chanclas a la entrevista?, pues eso, cuida tu aspecto, da una buena primera impresión, que sea profesional. Controla también pequeños gestos, una imagen de apatía, tumbarte hacia atrás en la silla, bostezar o cruzar los brazos.

entrevista

  • Olvídate de los nervios: mándalos a paseo porque siempre te pueden jugar una mala pasada. Respira hondo, habla despacio, no te aturulles. Y nunca, nunca, nunca interrumpas al entrevistador, esto da una imagen agresiva e impaciente de ti.
  • Sé puntual: es fundamental que no llegues tarde a la entrevista, pues esto será fiel reflejo para la persona que te entrevista de lo que puede ser tu día a día en el trabajo.
  • Muestra interés: hazlo saber, estás encantado de acudir a esa entrevista. Pon los cinco sentidos en ella. ¡Desconecta el móvil y no mires la hora!
  • Di la verdad y solo la verdad: la mentira siempre puede volverse en tu contra. Si te pillan en una, estarás descartado inmediatamente, y si no lo hacen y acabas trabajando en un puesto del que no tienes ni idea, ¿cuánto tiempo piensas que podrás desempeñarlo?
  • El salario o las ventajas laborales para otro momento: es mejor valorar estos aspectos cuando el proceso de selección esté más avanzado o si resultas elegido, claro.
  • Pregunta, siempre: a lo largo de la entrevista tendrás la oportunidad de formular preguntas acerca de la empresa que denotarán tu interés (cuáles son las opciones de promoción, los productos y servicios o sus éxitos recientes). Y al final también pregunta, no te quedes con ninguna duda.

En Formación sin Barreras queremos que estés preparado para buscar trabajo. Si te has quedado con ganas de saber más, haz clic aquí.

Anuncios